Ruth

Proyecto ALAS, hoy abre su universo a una historia que traspasa nuestro continente, Ruth Garcia Ribote,una periodista española nos cuenta sobre su experiencia muy de cerca en el antiguo continente.

Ruth

Cuando viajo a Italia, no tiene la menor idea de lo que iba a pasar a nivel mundial, me genera un sentimiento de empatía con ella cuando de repente parece que todo se viene abajo y tiene que buscar la manera de volver a su tierra. Cuantos miles de personas en el mundo no pueden cruzar fronteras siendo que somos una aldea global donde las fronteras no deben de ser un impedimento para poder seguir.

Su trabajo en las calles la llevó a ver un episodio tan fuerte como el encontrar las calles con un vacio desolador; “Era desalentador y digamos te golpeaba el corazón ver como estaban las calles” se escuchaba en el podcast.

“La mascarilla nos robó la expresión, solamente, desde hace tiempo vemos los ojos de la gente” Tantas cosas ya nos robó esta pandemia, tanto cuanto vio a su camino y una de ellas es la sonrisa que se veía en las personas. Con esta pandemia “Te das cuenta que lo importante no es  el trabajo, sino otra cosa y que tenemos que disfrutar de la vida, un día estas y al día siguiente: Chau” nos comentaba con una acertada reflexión la periodista española

 

Dentro de la situación social de los países el coronavirus se ha llevado a nuestros mayores, en las residencias de ancianos donde  no sólo ha arrasado en aquellos contagiados los afecto, sino a los que han muerto de soledad, al no poder ver a sus familiares y al no poder compartir con sus demas compañeros.

 

 

Me quedó con esta frase de Ruth y rememoro a los países en guerra o con situaciones extremas “Todo esto es una prueba, muchos de nuestros mayores han pasado han pasado por guerras y  una guerra es mucho mas dura que una pandemia”. Mucha fuerza a todos y cuidarse mucho

 

Finalmente, las palabras de Ruth y el podcast fue uno de los mas cargados de sentimientos dentro del proyecto y por sobre todo al tratarse de un podcast desde España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *